Páginas

viernes, 26 de diciembre de 2014

TRAGEDIA


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Ante la tanta preocupación que me embarga, escribo...
 

Tragedia,

lo que se avecina y no se espera

lo que nos atropella y sobrepasa

lo que nos revuelca y abate…

 

tragedia

el avizorar a tiempo abierto

en las pestañas de los ojos

los colgados pensamientos

que en noches de insomnios

poco a poco, nos arden dentro.

 

Tragedia…es tener pasos delante

en premonición de lo que se acerca

y no tener sino voz de locura

impactada de la premura

de oídos que no le escuchan.

 

Que todos alegres cantan pero nadie el aleluya

que pocos se ufanan del rezo

y por ellos, siento amargura

 

a pedazos se cae el cielo

y no tenemos… ¡ay… ya yai! nadie nos cubra

porque perdimos la fe

ya no creemos en sotanas de curas

ni en ciervos que se procuran

una ramita del verde aceituna.

 

Tragedia el descubrir

las mentiras de los siglos

las banalidades del sigilo

de hombres pruritos que al fin

dieron al traste con su concilio.

 

Tragedia, el yo aquí

engranando letras de pareceres

en meditabunda noche agitada

en la cabeza loca que de mí

teme por lo que viene…

y no lo puede canjear por paz del hombre de bien

que todavía el mundo contiene.

 
EPEV-Poerrante.Dic2014.

1 comentario:

Inmaculada Jiménez Gamero dijo...

Así me siento, como una verdadera tragedia. Pero no diré la palabra dolor. Sentido poema, trágica palabra.